Project Description

El pasado 28 de mayo una vecina de Can Colet se puso en contacto con nosotras informando de que en su jardín había un cachorro y la madre no aparecía desde hacía horas. De hecho no sabían de donde había podido salir la pequeña.

La cogieron y se la llevaron dentro de casa para alimentar y sobre todo darle temperatura. Una vez llegó a nosotras fue a una casa de acogida que se haría cargo de ella.

Los casos de cachorros tan pequeños  y que se tienen que alimentar con biberón su muy complicados y requieren mucha atención y cuidados.

Por suerte la pequeña Lily salió adelante gracias a la atención y cuidados de Mireia. Durante este tiempo Marta y Oriol quisieron conocerla y sobretodo quería conocerla Rooney, el gato de la casa. Hicieron un primer contacto y todo fue genial! así que la familia nos reservó a la pequeña ya que se iba de vacaciones y a la vuelta la familia creció!