Project Description

Yoda llevaba algunas semanas en una de nuestras colonias de Santa Agnès. Creíamos que era el hijo de un gato que hay por allí, que nos parece que es hembra, pero que cuesta mucho de ver. A más el pequeño, cada vez que nos veía llegar con la furgoneta se iba corriendo.

Un día, cuando los internos de Gats Quatre Camins, fueron a alimentar la colonia, encontraron a Yoda, corriendo y maullando detrás de un gato adulto cruzando la carretera. No dudaron en poner las jaulas y rescatarlo.

De camino al veterinario, Yoda no paraba de ronrronear en los brazos y una vez en el veterinario, Sara fue incapaz de llevarlo a una casa de acogida, sabía que Yoda se había convertido en el nuevo miembro de su familia!!